Ermita del Raval

Main image

Galería Multimedia

La principal característica es que no se trata de un edificio que fuera concebido como iglesia, sino que era una vivienda particular que en el siglo XVII fue acondicionada como ermita. Esto se hace patente en la misma fachada que es cuadrangular sin terminación en frontón.

De pequeñas dimensiones y de planta rectangular. Posee una sola nave, sin crucero y sin capillas laterales y termina en una pared recta sobre la que está la imagen de San Sebastián. Está dividida en cuatro tramos, por arcos de medio punto. Los dos primeros tramos están cubiertos con una bóveda vaída, el tercer tramo con una falsa cúpula semiesférica, y el último tramo, donde está el altar, lo cubre una bóveda de cañón.

Más información

Horario

De lunes a domingo, de 10.00 h a 14.00 h y de 17.00 h a 21.00 h

Precio

Acceso gratuito