Torre de Badúm

Main image

Galería Multimedia

Uno de los pueblos más bonitos de España también fue testigo de cómo los piratas saqueaban las aldeas de la zona. Peñíscola, coronada por su imponente Castillo del Papa Luna (siglo XIV), posee otras construcciones evocadoras de épocas pasadas.

Un complejo sistema de vigilancia ayudaba a proteger al pueblo de los ataques que provenían del mar. La Torre Badúm, de origen árabe, es una infraestructura defensiva que fue utilizada para avisar a los habitantes del castillo de la llegada del enemigo mediante señales de humo. Está ubicada en el acantilado más importante de la Serra d’Irta, una alineación montañosa paralela a la costa de 15km. de longitud, entre acantilados, calas y arrecifes marinos. Una localización estratégica para proteger el peligro proveniente de todo el litoral.

La Torre Badúm es de forma circular y troncocónica y tiene once metros de altura. Está construida por masonería de piedra, pero su principal característica es que no posee puertas. Su acceso se halla a unos seis metros de altura, a través de una ventana que lleva hasta el habitáculo de los vigías. Esto se debe al intento de dificultar la entrada a los piratas.

En su fachada se puede contemplar el escudo del Reino de Valencia con el águila bicéfala de los Austrias, de la época de Carlos I, se trata de un añadido posterior durante una de sus múltiples rehabilitaciones.

A aquellos que quieran combinar naturaleza con cultura, les recomendamos acercarse a admirar la torre, pues además de estar declarada como Bien de Interés Cultural (1985), pueden observar desde el mirador unas maravillosas vistas hacia el municipio o comenzar interesantes rutas de senderismo por el parque natural.