Peñíscola y su particular forma: el tómbolo