La Trobà, un encuentro entrañable con el pasado