Una campaña de reforestación sacó a la luz esta necrópolis, situada en la cima de un cerro. Allí se hallaron urnas de incineración, espadas, puñales y monedas.