Acueducto de Peña Cortada

Main image

Galería Multimedia

El Acueducto de Peña Cortada tiene 36 metros de longitud y 33 metros de altura. Es uno de los más singulares de la Comunitat Valenciana.

Los municipios de Tuéjar, Calles, Chelva y Dueño tienen algo en común, el Acueducto de Peña Cortada, declarado Bien de Interés Cultural. Este acueducto transportaba agua desde el azud o nacimiento del rio Tuéjar, aunque se desconoce a día de hoy dónde llegaba el agua.

¿Qué sabemos sobre su arquitectura? Este acueducto fue construido por los romanos en el siglo I d.C para salvar el barranco de la Cueva del Gato. Se levantó a 33 metros de altura y con una longitud de 36 metros. Está formado por tres arcos sobre pilares escalonados y construido con bloques de piedra cortados a escuadra, lo que se conocía como la técnica romana del opus quadratum.

En cuanto a su nombre, Peña Cortada, viene por el impresionante corte vertical que tiene esta peña. Un motivo imprescindible para visitar este acueducto son sus rutas senderistas y la posibilidad de conocer los pueblos que la rodean. Uno de los lugares para empezar la ruta del Acueducto Romano de Peña Cortada es desde Chelva, uno de los pueblos más bonitos de Valencia y que se encuentra en medio de la naturaleza. Esta ruta es muy fácil y sin dificultad, para que puedan hacerla desde los más pequeños hasta los más mayores y se sorprendan por su arquitectura y la naturaleza de alerededor. La ruta está señalizada para que no haya perdida.

Además de la ruta, los elementos más espectaculares de la zona son el Puente de la Rambla de Alcotas, el del Barranco del Gato y la Peña Cortada en término de Calles, un impresionante corte vertical seguido de una galería tallada en la roca.