Benidorm, una ciudad de contrastes que mira al Mediterráneo