Qué ver en Castellón provincia recorriéndola en 5 días

que ver en castellon provincia
La provincia de Castellón es un lugar lleno de contrastes. Recorre su costa y su interior y déjate sorprender por la historia y las costumbres que envuelven este maravilloso destino. ¿Te vienes?

Mires donde mires en Castellón, seguro que encuentras un rincón o un destino que te sorprende. Pero como no queremos que te pierdas nada, te dejamos un itinerario para disfrutar de la provincia durante 5 días. Tú eliges el plan que mejor se adapta a tus gustos. Costa, interior, ciudades y pueblos te esperan para que conozcas todos sus encantos. 

Qué ver en Castellón provincia durante 5 días

Día 1 y 2: qué hacer en el norte de Castellón

Para empezar nuestro itinerario por la provincia de Castellón vamos a disfrutar de dos días magníficos por la costa norte. Aquí hay tantos destinos como planes, por lo que prepárate para conocer lugares realmente mágicos. 

Una de las principales paradas que puedes realizar es Vinaròs, donde podrás disfrutar de sus calas paradisíacas, de su casco histórico y de su deliciosa gastronomía. ¡No puedes irte de aquí sin degustar su famoso langostino de Vinaròs! Además, podrás contemplar unas agradables vistas y un precioso atardecer en el Paseo de Ribera, un recorrido que vertebra toda la zona de la costa y facilita el acceso a los acantilados. 

Otra de las paradas es Alcalà de Xivert/Alcossebre. Su proximidad al mar y a la montaña lo han convertido en un destino especial en el que podrás disfrutar de increíbles rutas senderistas por la Sierra de Irta o de playas y calas salvajes, como la Cala Mundina o Cala Ribamar. 

Si prefieres el interior, no dudes en acercarte a Culla. Una localidad donde se respira historia, tradición y cultura. Solo tienes que pasear por sus calles empedradas para sentir la paz y la tranquilidad que brota en l’Alt Maestrat. ¡Y está considerado como uno de los pueblos más bonitos de España! Con todos estos alicientes, no puedes desaprovechar esta gran oportunidad para descubrir su belleza y conocer su historia vinculada a los templarios. Para esto último, te recomendamos una visita a su castillo. 

Peñíscola es otro de los destinos que tienes que tener en cuenta en tu itinerario. Sea el que sea, deberías hacer una parada en este precioso municipio. Además, su telón de fondo, el Castillo del Papa Luna, convertirá tus instantáneas en recuerdos inolvidables. Pasea por su casco histórico y sumérgete en sus playas y calas. ¿Qué más necesitas para disfrutar de tu escapada?

No podemos irnos del norte de la provincia de Castellón sin detenernos en Torreblanca. Este municipio lleno de color, sol y mar se ha convertido en un lugar muy turístico de la zona. Además, si buscas practicar snorkel en calas vírgenes, aquí podrás disfrutar de esa naturaleza tan salvaje, con las espectaculares playas de canto rodado del Parque Natural del Prat de Cabanes-Torreblanca. Y si das un paseo por sus calles, podrás contemplar el arte urbano en cada esquina. Mira a lo alto de los edificios y sorpréndete con obras y murales llenos de color. 

Cada uno de estos destinos tiene algo que atrapa. Planea uno o dos días para visitarlos y siente esa esencia mediterránea que tanto los caracteriza. ¿Seguimos con la ruta?

Día 3: Els Ports, el interior de Castellón

En tu itinerario tienes que marcar un día para descubrir la belleza de los paisajes y pueblos del interior de Castellón. Morella, capital de Els Ports, es todo un símbolo en la provincia, y es que este pequeño municipio con aires medievales conseguirá enamorarte con tan solo cruzar sus murallas. 

Además, este destino de la comarca de Els Ports está considerado como uno de los pueblos más bonitos de España. ¿No tienes curiosidad por conocerlo? Sus callejuelas te harán viajar en el tiempo y podrás descubrir su entorno a través de diferentes actividades y rutas senderistas. ¡Es momento de respirar hondo y disfrutar de la naturaleza!

Otro de los destinos que puedes visitar en el interior es Forcall. Este municipio se asienta sobre el valle que forma la confluencia de los ríos Bergantes, Caldes y Cantavieja. Es, sin duda, un paisaje idílico entre montañas de pinos y carrascas

Se trata de un rincón de la Comunitat Valenciana que puedes recorrer paseando mientras descubres algunos edificios religiosos de gran valor, como la ermita de la Consolación. Como curiosidad, ¡aquí conocerás el horno en funcionamiento más antiguo de Europa! Anímate a completar la ruta de El Groc para viajar a su apasionante pasado a través de la fascinante novela “La hija del capitán Groc”, escrita por el forcallano Víctor Amela.

También te damos la bienvenida a Ares del Maestrat. Este destino presume de una historia y una riqueza cultural y natural incomparable. El arte rupestre levantino te teletransportará hasta la Prehistoria para conocer el origen de este municipio. Su castillo, la lonja o la iglesia de la Asunción son solo algunos de los edificios que no puedes perderte si visitas este lugar, como tampoco puedes irte sin visitar algunos de los miradores y parajes naturales que lo rodean. Por ejemplo, el Paraje Natural Municipal de la Mola d’Ares, a 1321 metros de altura y con una espectacular panorámica de toda la comarca.

Día 4: Volvemos a la costa de Castellón

Nos detenemos en Oropesa del Mar. Este municipio costero de Castellón se caracteriza por estar dividido en dos por un cabo que recibe el mismo nombre. Al norte encontrarás kilómetros de playas vírgenes, ideales para practicar pesca submarina y buceo. Y al sur, la costa se vuelve más agreste, llena de acantilados. 

¿Y para conectar este municipio con Benicasim? La ruta verde será nuestra mejor aliada. Un recorrido al lado del Mediterráneo que te irá descubriendo algunas calas vírgenes donde darte un buen chapuzón.  Benicasim es, además, un destino en el que la cultura, la música y el relax se respiran en el ambiente. Y no solo disfrutarás del mar, sino también de la montaña y de su Parque Natural del Desert de les Palmes. ¡Lo tiene todo todo!

Aunque si prefieres el interior, solo tienes que coger el coche y visitar Vilafamés, refugio de pintores y bohemios en los años 70 que, en la actualidad, alberga el MACVAC con obras de Tapies, Juan Genovés o Dora Maar, entre otros. Además, es uno de los pueblos más bonitos de España. Entre olivos y almendros se levanta este bonito rincón, un lugar que te cautivará por sus paisajes, por su historia y por la cultura que brota en cada esquina.

Para terminar el cuarto día, nos detenemos en Castelló de la Plana. Es mar, huerta, montaña, historia, cultura… Pero lo mejor es que vengas y lo descubras. Recorre todo su centro histórico, entra en sus museos, pasea por sus calles siguiendo la ruta de la cerámica y visita algunos de los lugares más emblemáticos, como la Concatedral de Santa María la Mayor o el Fadrí. También te animamos a disfrutar de sus playas y de su puerto en el Grao de Castelló y a saborear algunos de los mejores arroces con pescado fresco de su lonja. ¿Te has quedado con ganas de más? ¡Todavía nos queda un quinto día!

Día 5: Refréscate en el interior

El interior de la provincia de Castellón sigue sorprendiéndonos con destinos como Montanejos. Por ello, hemos reservado el quinto día de nuestro itinerario para que conozcas un poco más algunos lugares repletos de rincones mágicos. Montanejos se caracteriza por ser un municipio donde la naturaleza y, sobre todo, el agua son las protagonistas.  No dudes en darte un buen chapuzón en su río. Además, podrás disfrutar de actividades acuáticas y poner a prueba tu adrenalina. ¿Te atreves a practicar barranquismo? Seguro que es una experiencia inolvidable. 

Otro destino para descubrir es Navajas. Aquí, un gran olmo centenario te dará la bienvenida a este rincón de Castellón repleto de leyendas. ¿Quieres saber cuál? Solo tienes que caminar hasta el famoso Salto de la Novia para contemplar una enorme cascada, un lugar privilegiado cuya historia lo hace aún más especial. ¡Ven y entérate!

Castellón es un destino lleno de contrastes, de lugares encantadores y de una naturaleza sin igual. Prepara tu itinerario y visita todos aquellos lugares que puedas. Seguro que te quedas con ganas de más, pero no hay problema. ¡Así seguro que tienes ganas de volver!