Costa Blanca: qué ver en 5 días para conocer su esencia

costa blanca que ver
La Costa Blanca nos sorprende con paisajes de ensueño, calas paradisíacas y parajes naturales que se convierten en un gran pulmón verde. ¿Te gustaría conocer todos sus destinos? Prepárate para disfrutar de un itinerario de 5 días por este maravilloso rincón de la Comunitat Valenciana.

¿Quieres disfrutar de una esencia 100% mediterránea? Adéntrate en la

Costa Blanca y descubre destinos que te atraparán por sus costumbres, sus paisajes y su gastronomía. Si tienes pensado viajar hasta la Comunitat Valenciana, aquí te contamos cómo planificar tus 5 días de escapada por el corazón de la Costa Blanca. ¡No te pierdas nada!

Costa Blanca: qué ver en 5 días

Día 1: Dénia y Jávea

Para empezar nuestro itinerario, vamos a detenernos en dos destinos muy mediterráneos separados entre sí por el Parque Natural del Montgó. Dénia es la capital de la Marina Alta, una ciudad cosmopolita y moderna con una gran historia detrás. Si visitas este municipio, no pierdas la oportunidad de recorrer su casco antiguo y visitar su gran castillo. Desde lo alto de la fortaleza tendrás unas magníficas vistas e, incluso, atardeceres de ensueño. 

Además, Dénia cuenta con playas de arena fina ideales para disfrutar del mar. Y si eres de los que prefiere practicar snorkel y descubrir los grandes tesoros del fondo marino, Les Rotes es un magnífico lugar. Tras la aventura, te recomendamos saborear este destino a través de su exquisita gastronomía, ya que esta ha sido declarada Ciudad Creativa de la Gastronomía por la UNESCO.

Y entre dos cabos, el de la Nao y de San Antonio, brilla con luz propia Jávea. Un destino que cuenta con tres entornos diferentes: la villa, el puerto y el Arenal. En cada uno de ellos podrás apreciar las huellas del paso del tiempo, su esencia marinera y sus playas de aguas cristalinas. 

Día 2: Calp, Teulada-Moraira, Altea

Seguimos nuestro recorrido por la Costa Blanca y nos detenemos en Teulada/Moraira. Este destino se caracteriza por tener dos núcleos urbanos, uno en el interior y otro en la costa. 

Si te pierdes en Teulada, podrás disfrutar de un casco histórico repleto de importantes edificios religiosos, como su iglesia renacentista. Si te acercas hasta la costa, Moraira te sorprenderá con auténticas calas salvajes, en las que podrás disfrutar de la brisa del Mediterráneo y de un encantador fondo marino. 

Otro de los destinos que merece la pena descubrir es Calp. ¿Te gustaría tener unas vistas inolvidables de este rincón de la Costa Blanca? Conquista la cima del Peñón de Ifach, no te arrepentirás. Además, este municipio presume de fantásticos puntos, ya sean sus calas más recónditas como su casco antiguo, que guarda importantes vestigios de su pasado. ¿Te has quedado con ganas de más? Coge una bicicleta y recorre Calp de arriba abajo y sorpréndete con las salinas o acércate hasta las playas de la Fossa o la Cala Calalga, ¡te encantarán! 

Para terminar este segundo día, qué mejor que detenerte en un lugar que es todo un símbolo de la Costa Blanca, Altea. Sus casas blancas, esas cúpulas azules y sus callejuelas desprenden paz y tranquilidad. Piérdete por su casco antiguo, inmortaliza cada instante, disfruta de mágicos atardeceres desde su mirador o, por qué no, conoce Altea saliendo de compras

Día 3: Benidorm, Callosa d’en Sarrià y el Castell de Guadalest

El tercer día te invitamos a combinar el interior con la costa, haciendo la primera parada en un lugar famoso por sus rascacielos. Benidorm cuenta con más de 300 días de sol al año, ideales para disfrutar de sus kilométricas playas urbanas y de su gran oferta turística. Aunque su skyline llame la atención, el casco antiguo de la ciudad también te sorprenderá con su pasado marinero. 

Además, podrás disfrutar de unas magníficas vistas de Benidorm desde su balcón del Mediterráneo. Y después de recorrer todo su casco histórico, es momento de sentir el mar y disfrutar de las calas como la del Tío Ximo y la Almadrava o de sus famosas playas de Levante y de Poniente. 

Si lo tuyo es el interior, la Costa Blanca te maravillará con paisajes de ensueño en Callosa d’en Sarrià. Visitar este municipio es como viajar en el tiempo, ya que su casco antiguo ha mantenido parte de su estructura urbana medieval. Los amantes de las aventuras y la naturaleza, por su parte, podrán refrescarse con una visita a les Fonts de l’Algar o disfrutar de una gran ruta al Forat de Bèrnia. Cruzar ese gran agujero en la montaña es sinónimo de sentir una inmensa paz al contemplar sus maravillosas vistas. 

Otro de los destinos que te proponemos en este tercer día es el Castell de Guadalest, una auténtica joya. A tu llegada te recibirá su castillo coronando la cima de la roca e intuirás que la historia de esta localidad brota en cada una de sus calles. Si por algo se caracteriza esta pequeña población es por la gran cantidad de museos que podemos encontrar, desde los más curiosos, como su museo de Microminiaturas, hasta el museo con más piezas originales. 

Aunque su naturaleza es uno de los elementos que más destaca. Bien conocida es la imagen del embalse de Guadalest, que nos envuelve de un color turquesa hipnótico. ¿Quieres saber más? Ven a conocerlo.

Día 4: Jijona y Alcoy

Seguimos el cuarto día por la Costa Blanca en dos poblaciones del interior. Jijona es, por un lado, uno de los lugares más dulces del mundo. ¡Quién no ha probado sus deliciosos turrones! Pero, todavía hay más, solo tienes que recorrer este bello municipio para conocer su historia a través de los monumentos y edificios que conforman su casco antiguo. Además, si quieres llenar de actividades tus días, lo mejor es que te adentres en sus parajes naturales y recorras sus rutas senderistas. Te aseguramos que merecerá la pena.  

Y Alcoy, otro de los destinos que podemos destacar en nuestro itinerario, está rodeado por los Parques Naturales de la Sierra de Mariola y el Carrascar de la Font Roja. ¡Disfrutar de la naturaleza está más que asegurado! Este destino se caracteriza por su tradición y su cultura. Tampoco te puedes ir de aquí sin saborear su gastronomía o vivir sus singulares fiestas. ¡Te dejará un buen recuerdo! 

Día 5: Alicante

Para terminar nuestro itinerario por la Costa Blanca viajamos hasta Alicante, una ciudad desprende luz y belleza. Es un rincón muy mediterráneo, en el que la historia sigue más viva que nunca. 

Para vivirla, solo tienes que recorrer el Castillo de Santa Bárbara y disfrutar de sus magníficas vistas de la ciudad. Si quieres conocer la historia, lo mejor es realizar una visita guiada por toda la localidad, sobre todo, por su casco histórico. 

Además, sus playas son ideales para darse un buen baño en el Mediterráneo. Puedes elegir entre la playa de San Juan, la Albufereta o la del Postiguet. Sea cual sea, seguro que termina enamorándote. 

Y hasta aquí nuestro itinerario por la Costa Blanca, pero todavía hay más. No pierdas la oportunidad de volver una y otra vez a este maravilloso destino de la Comunitat Valenciana. ¡Hay mucho por descubrir! ¿Vas a dejar que te lo cuenten?