Elche, Patrimonio de la Humanidad: descubre sus tesoros

Actividades y planes

Elche es una ciudad que esconde tres Patrimonios de la Humanidad. Solo tienes que adentrarte en este precioso destino y descubrirlos. ¿Te vienes?

Elche es una ciudad con encanto y una de las que atesora más de un Patrimonio de la Humanidad reconocido. Solo tienes que recorrer sus calles y disfrutar de todos los monumentos que hacen que esta ciudad sea tan especial. Y es que la Comunitat Valenciana cuenta con un gran patrimonio de la humanidad que merece la pena ser descubierto.

Sin duda, uno de los patrimonios más representativos de la ciudad es el Palmeral de Elche. Se trata de un conjunto de huertos de palmeras de cinco kilómetros de superficie y más de 200.000 ejemplares. Está considerado el mayor de Europa y cuenta con árboles milenarios. Además, llama su atención la palmera imperial. Sus 25 metros de altura y sus siete brazos a los lados hacen que el Palmeral de Elche se convierta en todo un símbolo para Elche.

Si seguimos nuestra ruta por Elche y por su Patrimonio, no podemos perdernos la representación del Misteri d’Elx. Es un drama lírico de origen medieval que trata sobre la muerte, la asunción y la coronación de la Virgen. Está considerada como Patrimonio de la Humanidad por su grandeza, belleza y originalidad. Esta representación se lleva a cabo desde el siglo XV en la Basílica de Santa María y, cada mes de agosto, la ciudad se llena de visitantes para contemplar esta gran obra.

Elche es una ciudad con historia, cultura y muchas tradiciones que, aunque pase el tiempo, siguen intactas. De ahí el encanto de esta ciudad alicantina.

Y nuestra visita a Elche no puede terminar sin visitar el Museo de Pusol. Un proyecto educativo-museístico que se desarrolla desde 1968 y en el que se conserva todo el patrimonio y la cultura local.
Está considerado como Patrimonio de la Humanidad y recoge de manera didáctica quiénes somos y de dónde venimos. Su objetivo es facilitar el conocimiento del entorno rural en el que se ubica, así como la conservación de una cultura, tanto material como inmaterial. Sin duda, Elche esconde muchos tesoros que merece la pena que los descubramos juntos. ¿Te vienes?