Monumento al Riberero

Main image

Galería Multimedia

El Riberer es un personaje de honda tradición en la vida de Benissa. Durante siglos fueron muchos los benisseros que, dos veces al año, se desplazaban caminando hasta los campos de la ribera del Júcar, en la provincia de Valencia, (de ahí el nombre) para trabajar como emigrantes temporales en el cultivo y la recolección del arroz. En el camino viejo de Valencia existía una gran roca desde la cual se divisaba, por última vez en la marcha, el campanario de la vieja iglesia fortaleza. Allí, las cuadrillas de ribereros o "blavets" (como los llamaban porque solían ir vestidos con un blusón de color azul) se detenían y rezaban una Salve en petición de protección como despedida de su pueblo hasta su regreso (Esta imagen es la que representa el Monumento).