La Chufa de Alboraya: origen de la refrescante horchata

Gastronomía

Conoce todo el proceso de cultivo de la chufa y acompáñanos en la Ruta de la Chufa en Alboraya. Un lugar privilegiado que conoce muy bien la verdadera receta de la horchata.

Si oímos hablar del municipio valenciano de Alboraya, rápidamente en nuestra mente aparecerá un vaso de horchata refrescante y su sabor tan característico. Chufas, agua y azúcar se funden en uno para crear esta maravilla de bebida que se ha convertido en una seña de identidad de la Comunitat Valenciana. Te invitamos a descubrir el mundo de la chufa y la horchata en Alboraya. ¿Te vienes?

El municipio de Alboraya, icono de la chufa, cuenta con un paisaje en el que el mar y la huerta se unen en uno. Sus playas son bastante conocidas. Tanto es así, que la Port Saplaya se la conoce como la “pequeña Venecia”, por la curiosa distribución de su entorno. Pero si algo destaca en este municipio, es la producción de un manjar líquido como es la horchata.

La chufa es un superalimento por su alto contenido en ácido fólico o fibra y la ausencia de lactosa. El cultivo de este tubérculo se remonta a épocas lejanas, pero fue la cultura islámica la que contribuyó a su expansión por la Comunitat Valenciana, concretamente en Alboraya y Moncada.

Para no perdernos detalle sobre cómo se produce esta bebida refrescante, nos adentraremos en la Ruta de la Chufa. Los meses recomendados para visitar la plantación en la zona de huerta es de marzo a mayo, momento en que coincide la plantación de la chufa con el proceso de su secado de la campaña interior en las cambras (secaderos). 

A partir de mediados de junio, si visitamos los campos, podremos observar cómo las plantas han germinado y veremos la parte superior. En noviembre tiene lugar la fase de la recogida de la chufa. Un espectáculo mágico que podrás ver si realizas tu visita ese mes. Tras la recogida progresiva, se hace el proceso de secado de la chufa en lavaderos industriales.

Pero la Ruta de la Chufa no es solo el proceso de plantación y recolección. A lo largo del recorrido, tienes la posibilidad de descubrir los mosaicos que componen las huertas y sus cultivos tradicionales, alquerías, ermitas, típicas barracas valencianas y casas de labradores. Otro de los atractivos es el Museo de la Chufa y la Horchata, en que aprenderás las nociones básicas para preparar una horchata casera.

Ahora que ya conoces todo el proceso de cultivo de la chufa, te invitamos a saborear una deliciosa y refrescante horchata en alguna de las horchaterías de Alboraya, mientras la acompañas de unos exquisitos fartons. ¿Te unes a conocer todo lo que hay detrás de este manjar?