Comer en Dénia es un auténtico placer para los sentidos

Gastronomía

La gamba roja, sus cocas, el pulpo seco, sus salazones... Dénia es un destino que se descubre a través de los sentidos, especialmente del gusto.

Cosmopolita, llena de historia, con calas de ensueño y templo de la gastronomía. Estas serían algunas de las palabras que podrían definir a Dénia, la capital de la Marina Alta. Este destino con esencia mediterránea se ha convertido en la Ciudad Creativa de la Gastronomía por la Unesco. ¿Quieres saber por qué?

En Dénia, se fusionan los mejores productos del mar y de la huerta para dar como resultado platos 100 % mediterráneos y con sabor exquisito. Entre sus productos de calidad podemos encontrar la famosa gamba roja de Dénia, una de las grandes joyas para el paladar.

Saborear este producto es como sentir una explosión de aroma marino. Además, no hay que olvidar sus nutrientes, un concentrado de yodo y sal, que combinado con su carne, supone toda una delicatessen en las cocinas de la Comunitat Valenciana. La gamba roja de Dénia con los erizos de mar o el pulpo seco y sus arroces a banda o el suquet de peix hacen de este destino todo un templo de la gastronomía. 

La preservación del territorio, el respeto por el medio ambiente, el desarrollo sostenible y sus innumerables productos de calidad han convertido a Dénia en la Ciudad Creativa de la Gastronomía. 

Pasear por las calles de Dénia y descubrir cada uno de sus restaurantes es todo un placer para los amantes del buen comer. Un destino donde la tradición y el respeto por los productos de la zona se fusionan con la innovación y las nuevas técnicas culinarias. ¿El resultado? Deliciosos platos que no dejarán indiferente a nadie. 

¿Te has quedado con ganas de más? Hay cosas que no se pueden explicar con palabras, solo tienes que venir y saborear Dénia.