Galería Multimedia

Edificio modernista de visita obligada en Sueca

El Asilo de Ancianos de Sueca, es una construcción funeraria con importancia arquitectónica y estilística. Esta edificación modernista, construida entre 1912 y 1919 surge en una época en que proliferan las casas de beneficencia, los asilos, etc, a consecuencia de una situación social y económica que marca el auge de una minoría burguesa en detrimento del resto de la sociedad causando grandes desigualdades.


De esta forma nace el asilo de ancianos de Sueca, erigido como un gran complejo obra del arquitecto suecano Buenaventura Ferrando Castells (Sueca,1881 - Albacete 1951)


La construcción en un principio, por voluntad del matrimonio Antonio Baldoví Beltrán y Teresa Cardona Burguera, estaba destinado a albergar un panteón familiar. Pero desde un primer momento el edificio fue utilizado como asilo de la mano de la Congregación de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados, instaladas en Sueca desde 1888.


Durante la Guerra Civil Española fue usado como hospital.


Los materiales de la construcción son el ladrillo, la piedra, la cerámica y el hierro.


El edificio se caracteriza por la expresividad ornamental que hace el singular trabajo de los ladrillos.


En el jardín encontramos el mausoleo que presidía la capilla originalmente, de mármol blanco con esculturas del matrimonio con sus respectivos escudos de armas.


La reja y la puerta de entrada destacan, con dos cabezas de dragones en el centro. La entrada principal presenta la puerta de una iglesia gótica, con dos torres campanario con gárgolas, puerta apuntada...


La nave central tienen tribuna, la cual dispone de celosías que pertenecen a su iluminación, en el techo las bigas son de madera que soportan el coro con ménsulas y animales monstruosos, y el paso de la nave al presbiterio se realiza mediante un arco de herradura apuntado.