Barranco del Nacimiento

Main image

Galería Multimedia

Itinerario declaro de Interés Turístico Local de la Comunitat Valenciana

La ruta del Barranco del Nacimiento (Millares) tiene aproximadamente de 6 Km de recorrido, con inicio en la Calle Nacimiento del mismo municipio. Su duración es de unas 3-4 horas, según las veces que se desee parar. Durante la ruta podremos disfrutar de arte rupestre, cuevas y fuentes.


Saliendo de la población dirección al Albergue cruzaremos por un puente para continuar unos 100 metros. Antes de la primera curva nos desviaremos por un camino asfaltado y estrecho a nuestra izquierda, pasaremos junto a una granja y al llegar al final de la misma veremos un pequeño espacio para aparcar 3 coches, este es el punto de inicio de la ruta.


- Tomamos el sendero en dirección al castillo, en pocos metros vemos que bifurca en 2 direcciones: izquierda para seguir hacia el castillo y derecha para seguir la ruta hacia el Salto del Monstruo que es el camino que tomaremos.


- Este estrecho camino va bajando bordeando la montaña junto al río el cual vemos desde una altura considerable. Seguimos por el sendero hasta que éste termina y hay que bajar por las rocas con un poco de cuidado (en todo momento se intuye por donde hay que ir).


- Tras bajar las primeras rocas volvemos a ver el sendero pedregoso y desde aquí ya vislumbramos a nuestra izquierda el salto del Monstruo debajo del castillo. En este tramo descendemos por sendero de tierra suelta donde hay que ir con mucho cuidado de no resbalar.


- Pasaremos junto a un cartel que nos indica la dirección de la Senda de Sansón. Debemos seguir su dirección hasta llegar a un sendero llamado la Pedrera, la cual bordearemos por la izquierda.


- Tras subir la Pedrera llegamos a unas escaleras de hormigón que nos conducen hasta las ruinas del Molino de Los Moros. Desde el Molino ascendemos un poco más hasta llegar a un pequeño puente de madera situado en la parte alta del Monstruo. Este enclave dispone de varios miradores donde vislumbrar el paisaje.


- Tras pasar el pequeño puente de madera, tomamos el camino a la izquierda cuya entrada está un poco escondida. Esta senda se ensancha para bordear un riachuelo donde abunda la sombría, llegando así a la Fuente de Las Donas. El lugar es idílico.


- El camino a los pocos metros se transforma en pista asfaltada hasta llegar a un puente y a la Fuente de los pinos. Desde este punto, deberemos tomar el camino que nos conduce al punto de partida de la ruta, donde tenemos el vehículo estacionado.